Seguinos en

Novedades

Más evidencia confirma que sustituir la sal en la dieta ayuda a prevenir la presión arterial alta

Un estudio mostró que las personas que reemplazan el cloruro de sodio en las comidas, tienen 40% menos de probabilidad de sufrir hipertensión.

Reemplazar la sal regular por un sustituto de la sal puede reducir la hipertensión en los adultos mayores, encontró un estudio reciente.

Los adultos mayores que usan un sustituto del cloruro de sodio tienen un 40 % menos de probabilidades de desarrollar hipertensión en comparación con los que usan sal regular, según los hallazgos, que se publicaron en la edición del 12 de febrero de la revista Journal of the American College of Cardiology.

”Con frecuencia, los adultos caen en la trampa de consumir sal en exceso a través de alimentos procesados de fácil acceso y económicos”, señaló el investigador principal, el Dr. Yangfeng Wu, director ejecutivo del Instituto de Investigación Clínica de la Universidad de Pekín, en Beijing.

”Es crucial reconocer el impacto de nuestras elecciones dietéticas en la salud cardiaca y aumentar la concienciación del público sobre las opciones con menos sodio”, añadió en un comunicado de prensa de la revista.

La presión arterial alta es el principal factor de riesgo de enfermedad cardíaca y muerte relacionada con el corazón, según la Organización Mundial de la Salud.

Afecta a más de 1.400 millones de adultos en todo el mundo y provoca 10,8 millones de muertes cada año. Para este estudio, los investigadores evaluaron cómo la reducción de sodio podría ayudar a la presión arterial de las personas mayores que residen en centros de atención en China.

En el estudio participaron más de 600 participantes, a partir de los 55 años de edad, de 48 centros de atención. Todos los pacientes tenían una presión arterial inferior a 104/90 mmHg y no tomaban ningún medicamento para la presión arterial.

La mitad de los centros de atención reemplazaron la sal con un sustituto de la sal en las comidas de los residentes, mientras que la otra mitad siguió usando sal regular, dijeron los investigadores. Después de dos años, la incidencia de hipertensión arterial fue más del doble en los centros que seguían utilizando sal: 24,3 casos por cada 100 personas-año frente a 11,7 casos por cada 100 personas-año en los centros que utilizaban sustitutos de la sal. Las personas-años tienen en cuenta tanto el número de personas en un estudio como la cantidad de tiempo que cada persona pasa en el estudio.

Además, los sustitutos de la sal no causaron una presión arterial peligrosamente baja, que también afecta comúnmente a los adultos mayores.

”Nuestros resultados muestran un avance emocionante en el mantenimiento de la presión arterial que ofrece una forma para que las personas protejan su salud y minimicen el potencial de riesgos cardiovasculares, al mismo tiempo que pueden disfrutar de las ventajas de agregar un sabor delicioso a sus comidas favoritas”, dijo Wu.

En un editorial acompañante, el nefrólogo Dr. Rik Olde Engberink dijo que el estudio ofrece una alternativa a simplemente pedir a los pacientes que reduzcan la ingesta de sal, una estrategia que no ha logrado obtener un amplio apoyo entre el público.

En este ensayo, “el sustituto de la sal se administró al personal de cocina, y no se permitió que las instalaciones proporcionaran alimentos de origen externo más de una vez por semana”, dijo en un comunicado de prensa Olde Engberink, que ejerce en el Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, en los Países Bajos.

”Este método potencialmente tiene un mayor impacto en los resultados de la presión arterial, y por esta razón, la industria alimentaria debe adoptar sustitutos de la sal al principio de la cadena alimentaria, de modo que la proporción de sodio y potasio de los alimentos procesados mejore”, añadió.

Fuente: Infobae